Juliana González-Rivera: Viaje al centro del relato

En la línea de la lite­ra­tu­ra ver­ti­cal de Clau­dio Magris, el ensa­yo con­cén­tri­co de Andrea Köh­ler y el reco­no­ci­mien­to exhaus­ti­vo de las dis­tin­tas geo­gra­fías del len­gua­je perio­dís­ti­co, la colom­bia­na Julia­na Gon­zá­lez-Rive­ra ha abor­da­do en La inven­ción del via­je (Alian­za Edi­to­rial, Madrid 2019) la difí­cil tarea de escar­bar en uno de los temas uni­ver­sa­les del cono­ci­mien­to humano, uno de esos temas inabar­ca­bles que ame­na­zan con tra­gar, cual tor­be­llino de un mar nór­di­co, al incau­to que inten­te rodear­lo sin ceder a la suc­ción de la pro­pia inves­ti­ga­ción. Ade­más, y qui­zá aquí resi­da el mayor de sus acier­tos, ha logra­do extraer de ese amplí­si­mo tema una lim­pia veta que con­ju­ga, por un lado, un pro­fun­do inte­rés per­so­nal (el libro par­te de una tesis doc­to­ral en la que tra­ba­jó duran­te una déca­da), y una nece­si­dad colec­ti­va de encon­trar puer­tos (toda una red de esca­las gran­des y meno­res) en los que dete­ner­nos den­tro de ese inter­mi­na­ble océano que es la lite­ra­tu­ra de via­jes.

«Todo via­je comien­za con una pre­gun­ta», des­ta­ca Gon­zá­lez-Rive­ra entre las pági­nas de una obra que bus­ca pri­me­ra­men­te el via­je, pero tam­bién cómo es con­ta­do des­pués ese via­je a unos oídos entu­me­ci­dos o revuel­tos. Para cono­cer bien el via­je de la perio­dis­ta (cola­bo­ra­do­ra de medios como El País, Eti­que­ta Negra o Altaïr), deci­dí car­gar una hora de pre­gun­tas, para par­tir una y otra vez a los dis­tin­tos reco­rri­dos por la bio­gra­fía y el tra­ba­jo de una auto­ra que se reco­no­ce, ante todo, una entu­sias­ta de la obser­va­ción y de los tre­nes, del ensa­yo escri­to como una nove­la y de la vida leí­da con el pro­fun­do sosie­go de la espe­ra cuan­do uno no debe seguir un hora­rio o ha sal­ta­do por enci­ma de todos ellos. Este audio es la con­ver­sa­ción que man­tu­ve con ella, en una con­cu­rri­da terra­za de la Plaça del Dia­mant en Bar­ce­lo­na, a prin­ci­pios de verano.

*Foto­gra­fía de Julia­na Gon­zá­lez-Rive­ra: Alian­za Edi­to­rial.