Camilla Läckberg

Camilla Läckberg (Fjällbacka, 1974) está considerada como la reina de la novela de misterio en Suecia. Heredera del estilo clásico, inspirada por Agatha Christie, ha publicado ya siete novelas de la saga protagonizada por la escritora Erica Falck y el policía Patrik Hedström, cuyo amor nació en La princesa de hielo (Ediciones Maeva) y continúa desarrollándose en la misma medida en que van resolviendo los crímenes que se cometen en el pueblo costero de Fjällbacka.

En España han aparecido las tres primeras novelas de la serie: La princesa de hielo, Los gritos del pasado y Las hijas del frío. En catalán, Amsterdam Llibres ha editado la primera de ellas, La princesa de gel, con una hermosa traducción de Meritxell Pucurull.

¿Es cierto que a los cuatro años dibujaste a Papá Noel matando a golpes a su esposa?

[se ríe]. Mi madre estaba muy preocupada, porque siempre estaba inventando este tipo de historias horribles y, sí, en esa historia convertí a Papá Noel en asesino. Ese año no recibí ningún regalo.

Pero, ¿llegaste a descubrir los motivos por los que mataba a su mujer? ¿Tal vez no le gustó su regalo?

Desde pequeña siempre he estado interesada por la parte oscura del comportamiento humano. Realmente no llegué a buscar el significado, tal vez algún psicólogo me podría dar alguna explicación…

¿Desde que comenzaste a escribir tenías claro que te ibas a decantar por la ficción criminal?

Todo nace de ahí. Me apasiona la novela negra desde que tuve capacidad para leer. He leído todo lo que ha llegado a mis manos. Encuentro que es un género fascinante.

Antes de escribir tu primera novela fuiste a un taller de escritura. ¿Te resultó útil para darle forma al libro? ¿Asimilaste los trucos del arte narrativo para mejorar tu estilo o llegaste con la lección aprendida?

No estaría sentada aquí si no hubiera sido por ese curso. Aprendí muchas técnicas que me ayudaron. Pienso que, a diferencia de lo que dice mucha gente, se puede aprender a escribir. Hay que practicar mucho, pero con esfuerzo y disciplina, se puede lograr. Sobretodo me ayudó a sentir que escribir un libro era una posibilidad real. Hasta entonces lo había visto como algo mágico a lo que me resultaba imposible llegar.

Respecto a la técnica de escritura, ¿tú también escribes desde el final hacia atrás, como buena parte de tus compañeros? Me dicen que es más práctico para saber en todo momento hacia dónde se dirigen los personajes…

No exactamente. Conozco al asesino y el móvil del crimen, pero nunca sé cuál será el recorrido que haré con los personajes para llegar al final. Comienzo siempre escribiendo desde la primera página y continúo cronológicamente. No podría iniciar la historia por el final.

Ahora que hay tanto interés hacia la novela negra que proviene de los países nórdicos, con sus particulares señas de identidad, sorprende que la autora de mayor éxito se incline por un tipo de narrativa más clásica, con un estilo más cercano al británico.

Soy de la escuela de Agatha Christie, me encanta la ficción clásica británica. Y este corte tradicional procuro combinarlo con las relaciones humanas contemporáneas, el estilo de vida actual. Me atengo a las reglas del género impuestas por estos escritores tan fabulosos. Lo prefiero al estilo norteamericano, que está más basado en la acción.

Tus lectores se empeñan en encontrar similitudes entre Erica Falck y tú. Has dicho que, a medida que pasa el tiempo, eres tú quien se va pareciendo a ella. ¿Te estás convirtiendo en tu personaje? Es una relación extraña…

Al principio intenté mantener a Erica alejada de mi, por eso la describí con un físico muy diferente al mío. Pero a medida que va avanzando su vida en las novelas, nos vamos pareciendo más, hasta el punto de que le he llegado a dar mi voz, le he dado algunas de mis propias experiencias. Podría decirse que somos parecidas pero no idénticas.

Siempre me han dado mucho miedo los pueblecitos costeros. Lo atribuyo, en especial, al cine y a las películas de suspense y terror, cuyas tramas suelen transcurrir en este tipo de microcosmos. Películas como Tiburón o Los pájaros, reflejan el miedo a lo desconocido y, a la vez, su entorno físico reducido permite jugar con pocos personajes que representan diferentes caracteres. ¿No tienes la impresión de que las pequeñas poblaciones como Fjällbacka son tremendamente extrañas?

Sí, sé perfectamente a qué te refieres. Esa sensación de miedo también la he sentido, por ejemplo, cuando en otoño hay tormentas y el agua del mar llega hasta las casas. Precisamente en Fjällbacka hay montañas detrás de los hogares, lo que hace aumentar la sensación claustrofóbica. Por eso escogí mi pueblo para ambientar las novelas. Es una localización preciosa e idílica pero con un cierto toque malévolo.

la-princesa-de-gelYa que has sido profesional del marketing, quizás podrías explicarnos el secreto para que, al margen de la calidad de tus novelas, hayas logrado traspasar fronteras y conseguir llegar a tantos lectores adictos a Camilla Läckberg…

Es difícil para mi saber los motivos por los que mis libros han tenido tanto éxito en otros países. Creo que, en parte, es por la combinación que te comentaba antes entre el argumento clásico y el marco más actual que utilizo. También por la relación entre Erica y Patrik, que dan continuidad a las historias. Los lectores quieren saber más sobre ellos. Creo que otro de los grandes factores del éxito es el propio país de Suecia. Se tiene una imagen idílica, pero leyendo mis libros y los del resto de autores que provenimos de allí, se puede comprobar que es un país que también sufre con sus contradicciones y problemas. No es perfecto en absoluto.

Erica y Patrik. Dices que los lectores tienen curiosidad por su historia y nos tienes intrigados. En España han aparecido publicadas tres de las, hasta ahora, siete novelas escritas. ¿Nos puedes avanzar alguna cosa de hacia dónde va la relación de la pareja protagonista de tus intrigas?

Me gusta mucho hablar de los dramas cotidianos de cada día que todos sufrimos pero que pasan desapercibidos porque los creemos naturales. Y los incluyo en la vida de Erica y Patrik para ver cómo lo llevan ellos: su enamoramiento, su matrimonio, la maternidad… La historia continuará por este camino, viviendo su cotidianidad. Puedo avanzar que habrá una boda y, seguramente, otro hijo.

La excepcionalidad del crimen afecta a esa cotidianidad que dices.

También forma parte de la localización, en Fjällbacka todos se conocen y cualquier suceso dramático, como un asesinato, afecta a la comunidad.

Confiesa: ¿Te inspiras en tus viejos vecinos para crear personajes?

Sí, a algunos personajes los cojo prestados [se ríe]. A veces son detalles de algunas personas y otras utilizo personajes reales que conozco. Por ejemplo, cuando escribía el cuarto libro, que saldrá en España en mayo, me llamó mi madre y me contó que había ido a tomar café con un amigo que es el conductor del camión de basuras de Fjällbacka y éste le había pedido que me dijera que, por favor, no pusiera ningún cadáver en su camión. Pensé: «¡Qué buena idea!». Y, efectivamente, en la novela aparece nuestro amigo con un cadáver en el camión.

En cualquier caso, ninguno de ellos se podrá sentir identificado con los asesinos de tus libros, sería de muy mal gusto.

No, eso no. Muchos vecinos me comentan que podría incluir en alguna novela un cadáver en su jardín, o en su bañera. O me dicen que, en su casa, tienen un lugar perfecto para matar a alguien.

¿Te has puesto límites? ¿Sabes ya hasta dónde llegarás con la historia de Erica y Patrik?

Sería incapaz de determinar un número concreto de novelas para desarrollar la serie. Para mi es natural continuar escribiendo mientras lo siga encontrando emocionante y pueda explicar nuevas cosas sobre mis personajes. En el momento en que me aburra o lo vea como una obligación será cuando lo deje.

¿Tampoco te has planteado probar con otros personajes o géneros?

He publicado otras cosas en Suecia: Un libro de cocina, otro infantil… Voy probando en varios estilos diferentes para continuar estimulando mi creatividad y tener nuevas ideas. Pero necesito seguir trabajando con estos personajes. Yo misma tengo mucha curiosidad por saber qué les pasará.

¿Estás satisfecha con las adaptaciones televisivas que se han hecho?

Con las dos primeras no, eran algo sosas. Se han adaptado los cuatro primeros libros. El tercero y el cuarto se estrenaron en televisión durante la Navidad y me han gustado. Han trabajado con más presupuesto, cambiaron al equipo de producción, al director… Ahora estoy intrigada porque se va a adaptar La princesa de hielo en Francia. Será una producción íntegramente francesa, rodada allí y con reparto francés. Puede resultar interesante.

Con Henning Mankell y su inspector Wallander pasó algo parecido. Existe una estupenda serie filmada en Suecia pero la BBC decidió hacer su versión protagonizada por Kenneth Branagh.

¡Ah, sí!, es muy divertida porque respetaron los nombres suecos y los actores británicos se tienen que esforzar mucho para pronunciarlos [se ríe].

* La princesa de gel. Camilla Läckberg.
Traducción al catalán de Meritxell Pucurull.
Amsterdam Llibres (Barcelona, 2010).

SI TE GUSTÓ, ¡COMPÁRTELO!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone