Eduard Márquez

Por

Eduard Már­quez nos habla de su últi­ma nove­la, «El últi­mo día antes de maña­na», la más auto­bio­grá­fi­ca de sus fic­cio­nes.

Johan Theorin

Por

Des­de hace años, los auto­res nór­di­cos per­ma­ne­cen como aban­de­ra­dos de la nue­va nove­la poli­cia­ca y, dicen, aún hay muchos iné­di­tos por des­cu­brir.

Craig Russell

Por

Con su inves­ti­ga­dor Len­nox, como antes con Jen Fabel, Craig Rus­sell ha logra­do con­ver­tir­se en uno de los más admi­ra­dos escri­to­res anglo­sa­jo­nes de los últi­mos años.

Vanessa Montfort

Por

Vanes­sa Mont­fort obtu­vo el Pre­mio Ate­neo Joven de Sevi­lla 2010 con «Mito­lo­gía de Nue­va York», un apa­sio­nan­te «thri­ller» fan­tás­ti­co ambien­ta­do en el míti­co «sky­li­ne».

Octavio Botana

Por

El autor de «Autó­dro­mo» nos habla de su pri­me­ra nove­la juve­nil, reple­ta de refe­ren­cias que for­man par­te de su vida y las lec­tu­ras que le mar­ca­ron.

Chris Cleave

Por

Ape­nas cono­ci­do en Espa­ña, Chris Clea­ve se ha gran­jea­do la popu­la­ri­dad en Ingla­te­rra por abor­dar temas deli­ca­dos que afec­tan direc­ta­men­te a la masa social a tra­vés de sus nove­las y de sus artícu­los en The Guar­dian.

Juanjo Sáez

Por

Juan­jo Sáez es un joven dise­ña­dor y dibu­jan­te que, entre otra muchas cosas, se dedi­ca a la tele. Habla­mos con él sobre su obra «Arroz pasa­do».

Philip Hoare

Por

Phi­lip Hoa­re visi­tó Bar­ce­lo­na y tuvi­mos la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con él sobre «Levia­tán o la balle­na», un libro que nos acer­ca de mane­ra didác­ti­ca y apa­sio­na­da a estos extra­or­di­na­rios y aún poco cono­ci­dos mamí­fe­ros.

Colm Tóibín

Por

Con moti­vo del lan­za­mien­to en Espa­ña de su nue­va nove­la «Brooklyn» (Lumen/Amsterdam Lli­bres), Colm Tói­bín nos habla de la crea­ción lite­ra­ria, del uso expe­rien­cial para hacer vero­si­mil la fic­ción y de sus cla­ses de lite­ra­tu­ra y narra­ti­va.

Jed Mercurio

Por

Jed Mer­cu­rio sor­pren­dió hace ape­nas un año con la publi­ca­ción de una nove­la en la que refle­ja­ba, de mane­ra deta­lla­da y con un des­ca­ro que muchos tacha­rían de «irre­ve­ren­te», las andan­zas libi­di­no­sas de John Fitz­ge­rald Ken­nedy.